¿Tienes tiempo?

Para conocerte sin pensar.

Contesta lo primero que venga a tu mente, las preguntas son al azar e independientes, sin relación alguna. No existe referencia ni interpretación. Mantente alerta a tus propias respuestas. El resultado será tan interesante como la interpretación que tú le des.

¿Quién eres?, ¿Hasta Cuándo valdrá la pena?, ¿En qué nivel estás? ¿Cómo te portas?, ¿Y tú que dices?, ¿Qué pierdes?, ¿De qué estás seguro?, ¿Qué has pensado?, ¿En qué te va mal?, ¿Lo que sientes a qué se compara?, ¿A qué te atreves?, ¿De qué dispones?, ¿así y ya?, ¿De qué se trata?, ¿Cuáles son tus oportunidades?, ¿Cuándo lo lograste?, ¿Cómo se reveló el siguiente paso?, ¿Qué necesitas?, ¿A dónde quieres regresar?, ¿quién eres tú para…?, ¿Dónde te veo?, ¿Qué crees?, ¿Con quién quieres ir?, ¿Dónde vas solo?, ¿Estás disponible?, ¿Para qué estás grande?, ¿En qué estás?, ¿Qué decidiste?, ¿Quién llegó?, ¿Quién debes ser?, ¿Cómo te ves?, ¿Qué has visto?, ¿Quién la diseñó?, ¿Qué agradeces?, ¿Qué ofreces?, ¿Cómo te conociste?, ¿Cómo surgió la idea?, ¿Qué buscas?, ¿En qué inviertes?, ¿Qué se te ocurre?, ¿Cómo estás?, ¿Cuál es la idea?, ¿Qué te gusta?, ¿Qué tomarás?, ¿Qué hay además?, ¿Dónde estás bien?, ¿Qué se te ocurre?, ¿Quién te apoya?, ¿Qué te falta?, ¿A qué hora debes llegar?, ¿A quién ayudas?, ¿Qué tomaste?, ¿Qué te distingue?, ¿Y cuándo hay crisis?, ¿Qué sabes?, ¿Cómo es?, ¿Qué te da gusto?, ¿Cuál es el objeto?, ¿Y tú qué quieres?, ¿Cómo es el libro?, ¿Podrás?, ¿Qué es intentar?, ¿Cómo es mejor la vida?, ¿Qué encuentras?, ¿Qué es maravilloso?, ¿Ahora cambiarás?, ¿Qué haces?,¿Cuál es el sentido?, ¿Cómo tienes tiempo?, ¿En qué te equivocas?, ¿Quién tocó?, ¿Qué es en lo que más piensas?, ¿Qué sí importa?, ¿Qué nos detiene a todos?, ¿Qué recuerdas?, ¿A qué renuncias?, ¿A quién debes llamar?, ¿Qué te recuerda que estás en casa?, ¿Con quién quieres terminar?, cuando despiertas.., ¿Qué hay que no sepas?, ¿Qué te impresiona?, ¿Qué dice de mi?, ¿Qué decides?, ¿ Y cómo lo haces?, ¿Qué das por hecho?, ¿Qué es lo apropiado?, ¿Haces lo que puedes?, ¿Qué te alegra?, ¿Eso importa?, ¿Qué te molesta?, ¿Tenías buenas ideas?, ¿Qué hay en tu maleta?, ¿Y tú que tienes?, ¿Qué haces?, ¿Qué te preocupa?, ¿Qué harás ahora?, ¿Así es como te tratan?, ¿Qué me aconsejas?, ¿Qué les dices?, ¿Qué te emociona?, ¿Eso es abstracto?, ¿Qué sí puedes hacer?, ¿Qué es cierto?, ¿A qué le sigues la pista?, ¿Qué esperabas?, ¿Qué harás mañana?, ¿Para qué los quieres?, ¿Qué te detiene?, ¿Qué es un trabajo duro?, ¿Por qué de vas?, ¿De qué tienes suerte?, ¿Cuál ha sido tu mejor decisión?, ¿De qué tienes que hablar?, ¿Para qué es?, ¿Quién coopera con tu éxito?, ¿ Cuál es tu propósito?, ¿Y ahora que lo sabes?, ¿quién te recibirá?, How does it feel?

Si la circunstancia cambia…

Solo es un problema si tiene solución.

Gracias, Vy.

Anuncios

¿Y el Cambio?

Todo cambio incluye dejar y tomar, cambiar una posición, una pareja, un auto, cambiar de trabajo, de casa, de ciudad.

Todo cambio es bueno escuché hace un rato, pausa – Y si no es lo que esperabas; pues te regresas y ya. Ahora la pausa es mía.

Todo cambio es bueno… todo cambio es cambio y esto depende del cristal con que se mire o depende del observador que lo observe.

Mariana (por poner un nombre) argumenta que se van porque aquí llevan 20 años y siguen igual que al principio y que en la nueva ciudad le llegó una oportunidad de trabajo a su marido y por eso se van; para progresar. ¿Es cierto? Claro, lo es para ellos.

Los demás podemos decir, es bueno es malo, tienen razón, no la tienen. Si, podemos decir o pensar cualquier cosa pero lo que digamos está basado en cómo nos haya ido hasta ahora en la feria.

La historia que ahora ellos se cuentan está condicionada a justificar su cambio de residencia y así como ellos ahora se cuentan esa historia, todos de algún modo nos contamos una historia para hacer cualquier cosa que hagamos o no.

Para cada acción (incluida la no acción) si pensáramos ¿Para qué la realizamos? Siempre habrá una historia detrás de cada acción, esta historia es perfectamente lógica y real, verdadera solo para la persona que la está contando.

La mayoría de lo que llevamos a cabo, no lo pensamos, solo lo hacemos, nos llevaríamos la vida pensando cada acción. Así que nuestro cerebro tiene almacenadas ya todas las historias sobre las cuales basará cualquier acción que realicemos y trabajaremos en automático.

Todas las acciones que llevamos a cabo son reactivas, reaccionamos ante todo lo que nos sucede y con base a nuestros archivos mentales es que lo enjuiciamos como bueno o malo, difícilmente nos detendremos a pensar en nuestras rutinas porque nuestro cerebro ya está en automático y no quiere perder tiempo en analizar cada acción que llevemos a cabo.

Estamos tan automatizados en la vida diaria que no nos damos cuenta que el siguiente día, no es otro día. En el mejor de los casos podemos considerarlo otra fecha, pero no otro día porque vivimos el mismo día toda la vida.

Hasta que llega un quiebre (evento fuera de rutina) puede ser bueno o malo, ya sabes de que depende esta clasificación yo prefiero decir, llega algo distinto; como si estuviéramos supervisando una línea de producción donde vemos puros rojos y de repente sale un amarillo, entonces reaccionamos, lo analizamos y decidimos si se queda o se va archivándolo en nuestra mente para cuando se repita actuemos automáticamente y ya no perdamos el tiempo parando la línea, sacando y analizando.

Nuestro cerebro es maravilloso, nos está siendo eficientes aunque si permitimos automatizar todo; acabamos viviendo como zombies.

¿Cuál puede ser una forma de evitar el estado zombi?

¿Es necesario que nos asalte un evento nuevo para darnos cuenta?

¿Estamos bien, o esa solo es una respuesta automática de nuestro cerebro que está concluyendo que todo, dentro de la rutina es normal y bueno?

¿Alguna vez te has dicho: ¡Esto es vida!, o te has sentido poderoso, dueño del mundo, extasiado por lo que estabas haciendo? Y es algo por lo menos cercano a lo que haces diariamente?

Te agradezco y envío saludos, quedo en espera de tus comentarios. Vy.

Gracias!!

¿Quién eres?

Es común encontrar de todo y para todos, lo que no es común es encontrarnos a nosotros mismos y lo es porque desde que nacemos, la sociedad se encarga de escondernos muy bien, nos esconde tras distintos disfraces como nuestra profesión, nuestras compras, nuestros quehaceres, nuestras preocupaciones, nuestro trabajo, nuestros apodos, las expectativas que los demás tienen de nosotros, etc. Así que sin darnos cuenta nos convertimos en la imagen que la sociedad nos ha diseñado y que nosotros hemos aceptado como verdadera. Comenzamos a actuar desde esta imagen y nos quedamos ahí, hasta que se hace insostenible, cae la gota que derrama el vaso, damos cuenta de que nuestro modelo de vida de siempre ya no es funcional, El reto principal. Aceptar que debe haber un cambio; este cambio muy, muy probablemente tenga lugar desde nosotros mismos y no desde nuestras circunstancias, ya que estas son externas y no tenemos control sobre ellas, aferrarnos a modificarlas constituye la principal causa de infelicidad humana.

¿Qué quieres hacer?, ¿Cómo quieres vivir?, ¿Dónde quieres llegar? La respuesta a las anteriores preguntas constituirán la base desde la cual llevarás a cabo las acciones que tu vida necesite para llegar al objetivo deseado.

Lo mejor es que tus logros dependen de una sola persona y está siempre contigo.

Adelante.

Es por ti y para ti.

¿Dónde está tu atención?

Donde ponemos el ojo, ponemos la bala.

Cuando no logramos un objetivo o estamos hartos de algo y no vemos la salida, es por que no la queremos ver, estamos condicionados a la historia de nuestras acciones, a hacer siempre lo mismo, queremos que nos dure la quincena, que nuestros hijos se comporten mejor, tener mejor figura física, tener un mejor trabajo, pero sin cambiar lo que siempre hemos hecho.

Que nos llegue el pago y deshacernos de él como si quemara nuestros bolsillos, comprar “eso que ya nos hacía falta” o “que nos merecemos.”

No exigir responsabilidades a nuestros hijos y darles hasta lo  no solicitado porque los queremos mucho, o para que tengan lo que yo no tuve, para no generarles traumas! o más fácil, para no complicarnos nosotros la vida, que tal! ya te veré en unos años si no te la complicaste de más?.

Me quedo en este trabajo; no´más mientras consigo otro mejor o na’más; hasta fin de año, después ya busco.

El lunes hago ejercicio y me pongo a dieta, no´más este pan y ya!, no puedo dejar de comer, es que la garnacha es veneno para mi, me conozco y no la resisto.

Seguimos igual y cuando hacemos recuento de daños, resulta que la causa fueron las circunstancias, nunca nosotros.

No tengo tiempo para estudiar y ascender, menos para hacer ejercicio y de educar a mis hijos, mejor ni hablamos. ¿Te parece familiar?

Si dejas de poner tu foco en lo que no has podido hasta ahora y mueves tu atención hacia tus fortalezas:

¿Recuerdas cuando te obsesionaste con ese regalo que querías?

¿Con la mujer que ahora es tu esposa o novia?

¿Con ingresar a la escuela que ingresaste?

¿Conseguir el trabajo que querías?

Todos tenemos alguna historia de éxito, en la cual a pesar de tener elementos en contra, nuestro deseo y casi obsesión, traducida en determinación causó que lo lográramos.

Por el contrario, hubo un examen para el que estudiamos y no lo logramos, tuvimos un error y causamos que el equipo perdiera, la niña del kínder a la que le pedimos que fuera nuestra novia nos dijo que no y ahora ya no queremos jugar más, ni cortejar chicas y decimos que no somos buenos estudiantes o trabajadores.

Tenemos ambos ejemplos en nuestra vida, ¿Cuál nos conviene reforzar?. El 99% de la gente se queda atrapada en lo negativo ¿Por qué? ¡¡Sencillo!! por que si nos quedamos en lo negativo; adoptamos la identidad del perdedor, si ya asumimos esa identidad, ya no tenemos nada que hacer, ya somos perdedores!! sigamos en nuestros laureles y nuestro poderosísimo cerebro hará todo lo necesario para cada vez DARNOS LA RAZÓN, así al final diremos satisfechos, ¿Qué esperaba? no tenía de otra, con base en mis circunstancias desde que nací, mi destino estaba marcado, dios no estuvo de mi lado.

Si estamos en el 1% que reforzamos nuestros éxitos por pequeños que estos sean, desde aprender a andar en bicicleta, aprender a caminar, estos son dos de las cosas quizá más complicadas de nuestra vida, nos caímos y caímos y volvimos a caer y nos levantamos, hasta que lo logramos, que más ejemplo de tenacidad y habilidad? ganamos en varios y distintos juegos, debemos asumirnos como ganadores pero que hace un ganador? trabaja, innova, mejora hábitos, marca objetivos y los cumple, no busca razones para no hacerlo, busca maneras de realizarlo, eso no es cómodo eso es acción, es salirse de la zona de confort.

Es la pequeña gran diferencia entre el éxito y el fracaso, salirnos de nuestro confort y comenzar a realizar pequeñas acciones que construyan el futuro que queremos ya!. el éxito así como el fracaso, no se construye de la noche a la mañana y ambos tienen la característica de apoyarse en una  infinita cadena de pequeñas acciones.

Define esas pequeñas acciones que formarán parte de tu cadena de éxitos.

Anótalas, leélas y practícalas a diario, pon todo tu foco, toda tu atención y toda tu acción en ellas y el infinito te entregará tu resultado.

¿Puedes adivinar cuál será?

Gracias, Vy.

¿He buscado estar como estoy!!??

En muchas ocasiones escuché que todo estaba en la mente, si no tenía dinero suficiente, si no estaba en el trabajo que quería o con la persona que quería, en la casa que quería, en la ciudad que quería o en fin como yo quería, todo era mi responsabilidad, ¡Así lo había deseado!

¿Cómo he de desearlo? claro que no, eso es imposible, si yo quiero ser rico, quiero vivir en casa con jardín no en este barrio, no, no es posible lo que me dices, yo nunca deseé estar como estoy, son mis circunstancias las que me han condenado a llevar mi vida como la llevo.

Si hubiera tenido padres ricos, si hubiera nacido en otro país, si fuera güerito y hablara inglés, seguramente otro gallo me cantara.

¡Tenía razón, toda la razón, pero no era feliz! mi historia era cierta pero muy cómoda, mi enfoque en lo que hubiera sido y no es, me lleva a permanecer apoyado en falsa razón, solo estoy resignado, a seguir viviendo como hasta ahora, siendo víctima y limitando mi poder de acción sobre la historia de mi vida en la que yo soy el personaje principal. Por eso estaba como estaba.

Si me enfoco en lo que soy, en lo que sí puedo, tomo el control de mis decisiones, soy tenaz en mis objetivos, ¿Qué crees que pase?

Conclusión:

Cambia de enfoque, no veas tus debilidades, valora tus fortalezas. Cambia el tengo que; por el quiero… Es decir, aligera tu carga y empodérate.

Elimina el victimismo, el ejercerte como víctima te debilita y te irresponsabiliza de tu vida.

No te resignes, si aceptas fluyes y quitas peso de tu cabeza, si te resignas pierdes energía, pierdes la fe, dejas de hacer y finalmente habrás perdido el partido.

Excelente día!

Es mi primer acceso y comentario, feliz y espectante de lo que viene.

Soy una persona que busca mejorar las relaciones interpersonales a través del autoconocimiento y la puesta en acción de todo aquello que tenemos en mente para bien propio y de la sociedad.

Estoy convencido de que el bien estar individual precede al bien estar colectivo hasta llegar al bien estar mundial.

Si no estamos bien con nosotros mismos, no estaremos bien con nadie.

Me encantan las charlas proactivas, las conversaciones que generan oportunidades.

No me gustan las pláticas de criticar por criticar.

A partir de hoy escribiré artículos relacionados esperando convertirme en un servidor constante.

Agradezco cualquier comentario bajo la premisa de que todos actuamos con la mejor de las intenciones, nadie hace mal por convicción sino por obediencia a nuestras limitantes.

Vy, Gracias!!